El proceso de trabajo en diseño gráfico

El desarrollo y diseño de una pieza gráfica o logotipo varía según el profesional. Sin embargo, hay procesos similares que se enseñan en los institutos y universidades de diseño y que los diseñadores aplican muy bien.

Estos procesos de trabajo son considerados muy eficientes en la aplicación de los proyectos de diseño. Motivo por el cual, se han utilizado también para la creación de productos y servicios en el área de los emprendimientos.

Design Thinking

La metodología de Design Thinking fué creada partir del estudio del pensamiento y la forma en que enfrentan los diseñadores gráficos sus proyectos. Es tan popular, que hasta los profesionales de otras áreas lo han estado implementando con éxito en sus negocios digitales y en la creación de proyectos independientes con espíritu emprendedor.

El Design Thinking tiene las siguientes etapas

  • Empatizar: Ponerse en el lugar del cliente y entender un poco más acerca de su necesidad o problema a resolver. Una entrevista o una serie de preguntas escritas ayudarán en el proceso.
  • Interpretar: Conocer lo que la persona necesita o desea para su producto o servicio, esto es un desafío para el diseñador, ya que deberá seguir las necesidades de su cliente y no sus propios gustos estéticos.
  • Idear: Generar el concepto y apoyarlo con contenidos, textos, imágenes o ideas. Esta parte es esencial en el proceso de diseño, y generalmente se pasa por alto o no se le da el tiempo necesario.
  • Prototipar: Diseñar la imagen gráfica, logotipo o producto. Bocetos que den forma a las ideas y con un lenguaje visual que exprese el concepto que se generó previamente en la etapa de idear. Aquí se habla del mínimo producto viable.
  • Evaluar: Esta etapa es de prueba y desarrollo, el análisis del mínimo producto o servicio viable, logotipo o pieza gráfica.

Esto es un proceso iterativo basado en el aprendizaje continuo. Si una etapa falla, se regresa a ella para corregir hasta lograr el mejor resultado posible.